martes, 1 de marzo de 2011

 

El indigente mental de los experimentos

dice que la reducción de la velocidad a 110 km/h, que para la cosa del ahorro es una auténtica gilipollez, además es bueno porque salva vidas.

Lo que no deja de ser otra memez, ya que el cornípedo de Fomento anuncia que reducirá la iluminación de las carreteras: Se irá más despacio, pero con menos luz, y los leñazos serán parecidos.

Visto lo cual llego a las siguientes conclusiones:
  • Que alguno se va a forrar con las pegatinas (un chocolate del loro de 250.000€, que con los 328.000 (o más) chocolates del loro nos han llevado a donde estamos: en la quiebra).
  • Que el ahorro, caso de haberlo, se irá en fondos para reptiles como ha ocurrido con los sueldos de los funcionarios y las pensiones.
  • Que un día nos levantaremos de la cama, saldremos a la calle, y amaneceremos en Venezuela.
Así que sigo creyendo que la mejor medida para ahorrar sería la reducción del número de políticos (por las buenas, por las malas, por destierro, por como sea).

Creo que un 100% sería lo ideal.

Holanda, que sabe que zETApé es gafe, y para acertar, la sube a 130 km/h.


¡Ahí va la leche!, un Ferrari
pasa a carajo sacado
a velocidad crucero
caminando hacia el pasado
porque corriendo de culo
recupera lo gastado.

El radar lo mira, mira,
el radar lo está mirando
pero al ver que va de espaldas
lo deja pasar zumbando
que las multas del futuro
son las que se van cobrando.

Y el del Ferrari que sabe
con quien se la está jugando
aprieta el pedal a fondo
mientras sigue acelerando,
que el desgobierno está en celo
y él del celo está escapando.

El radar lo mira, mira,
el radar lo está mirando.

¡Ay de aquel que va de frente
mientras vaya circulando!:

"De no cambiar de sentido
se lo seguirán calzando".

Etiquetas: ,


Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?